Casco Urbano

 

 

 

El municipio se orienta al mediodía en la ladera de un cerro coronado por la ermita de San Cristóbal, a una altitud media de 841 m. El casco urbano conserva el encanto de su arquitectura popular: edificaciones en mampostería y tapial, puertas doveladas, balcones, solanares y airosos aleros de madera y sobre todo fachadas con su revoque original en color añil.

En la Plaza de la Constitución se localizan los edificios más emblemáticos de la población (su iglesia parroquial y el ayuntamiento) y varios ejemplos magníficos de la arquitectura popular antes mencionada. Las calles Ráfec y Llana conservan interesantes edificios de los siglos XVI y XVII.

El templo parroquial está dedicado a Nuestra Señora del Remedio. En 1734 La Cerollera decidió demoler el antiguo templo y edificar uno nuevo, para lo cual contrató a Antonio Moreno, maestro de obras, vecino de Valdeltormo. Aceptó el modelo de iglesia barroca que triunfó en el Bajo Aragón en las décadas centrales del s. XVIII: edificio de planta rectangular con tres naves de igual altura, divididas por esbeltos pilares dobles que crean un espacio amplio y unitario, siguiendo la idea de la basílica del Pilar de Zaragoza.

Su nave central y los brazos de la nave crucero se cubren con bóveda de cañón con lunetos, las laterales con arista y el crucero con cúpula sobre pechinas, decoradas con los cuatro evangelistas, en estuco y pinturas que datan de 1779. Sus retablos de madera fueron desmantelados y quemados en 1936. Se conserva la antigua sillería del coro, hoy fragmentada y ubicada una parte en el altar mayor tras la restauración general de 1997. La fachada principal se subraya con un hastial mixtilíneo coronado con una hornacina donde se ubica la patrona. La torre situada en el lado de la epístola se yergue sobre un cuerpo inferior de cantería y los tres superiores de ladrillo.

 La construcción de este edificio se interrumpió a los dos años de su inicio y se retomó en 1759, finalizándose en 1767. Está restaurada desde 1998.

Más información de nuestra Iglesia Parroquial: Tríptico A y Tríptico B

El edificio del Ayuntamiento o Casa Consistorial se realizó en sillería y mampostería. Presenta doble fachada y se estructura en dos pisos o plantas.

En la planta baja de su fachada principal se abren dos grandes arcos de medio punto que definen la lonja de sillería.

La Cerollera conserva un magnífico edificio: la Casa-palacio del Marqués de Santa Coloma, situado en calle Ráfec nº 12. Se trata de un edificio del s. XVI realizado con piedra sillar, con la característica “galería aragonesa” y espléndido alero de madera que da su nombre a la calle.

La Casa Pallarés, edificada entre los siglos XVII y XVIII, y ubicada en la calle Llana, es otro bello ejemplo de casa-palacio. Está distribuido en tres plantas, el superior rematado con un gran alero de madera. De su conjunto destaca la bella balconada de madera con unas dimensiones considerables, la más larga de la comarca del Bajo Aragón.

En varias calles vemos edificios de cantería y mampostería con arcos de medio punto en sus fachadas rematados por escudos en sus claves y balcones con rejerías. En la calle Mesón, nº 1 destacamos la fachada de la Casa Borrás. Otros edificios de interés son la Casa Peris y la Casa Marcelino ubicadas en calle Bajada de la Plaza.

 

 

Merece una visita la ermita de San Cristóbal, situada en la cima de una colina cercana al pueblo, en la que se ven numerosas eras escalonadas y bellos cipreses. Su construcción se llevó a cabo a finales del s. XVI o principios del XVII. Es una obra con nave única, cubierta con bóveda de cañón y fachada coronada por una pequeña espadaña de una sola luz.

Pin It on Pinterest

Share This